La correcta planificación tecnológica incrementa considerablemente la rentabilidad de la empresa, reduciendo o eliminando los tiempos de caídas del sistema y los costos del mantenimiento.